Cómo construir correctamente la marca turística de un destino

Muchas ciudades viven casi exclusivamente del turismo, uno de los sectores económicos más importantes en multitud de países. El mercado es exigente y la competencia es feroz, lo que hace necesario disponer de una estrategia para construir la marca turística de un destino concreto.

Pero lograrlo no es fácil y requiere profesionales especializados. Y es aquí donde elegir un buen curso de turismo puede abrir puertas profesionales como la de dedicarse a construir una marca turística, mientras que decantarse por un especializado curso de agente de viajes capacita para llevar turistas a cualquier destino.

Y si hay una herramienta clave a la hora de promocionar un destino turístico, no es otra que el marketing turístico. El arma más potente para hacerlo es la comunicación.

La promoción es la mejor técnica para dar a conocer un destino, producto o servicio turístico, pero el profesional debe conocer a la perfección aquello que tiene que vender a personas que se encuentran a cientos o miles de kilómetros de distancia.

El primer paso es marcarse una meta, un objetivo a alcanzar. Por ejemplo, potenciar el turismo en nuestra ciudad y atraer visitantes. El siguiente es establecer y seguir una hoja de ruta. Hazte algunas preguntas básicas antes de comenzar la creación de una marca turística:

¿Por qué alguien querría visitar esta ciudad y qué puntos fuertes posee como destino? ¿Cuál es el perfil de turista al que queremos seducir? ¿Cómo puedo comunicar correctamente las bondades del destino y crear necesidad en los posibles visitantes? ¿Cuál es nuestra competencia y cómo podemos mejorar su oferta?

Dedícate a conocer a fondo todos los lugares de interés dentro del destino. No es lo mismo apostar por la historia, el arte y la cultura que por la gastronomía o el turismo de sol y playa.

Por supuesto, suma apoyos entre instituciones públicas, empresas privadas, colectivos sociales y vecinales, negocios locales y los propios ciudadanos.

En definitiva, el enfoque debe adecuarse a las demandas de quienes serán nuestros clientes. Y aunque la pasión por el destino es positiva, hay que disimular el entusiasmo para dar sensación de objetividad e imparcialidad.

Por último, en el contexto actual con internet como principal canal de promoción y venta, el mensaje debe ser claro, directo y conciso, pudiendo resumirse en una frase, a modo de eslogan.

Fuente: Marketing Turístico

 

 

 

 

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2019   Aviso legal   Política de privacidad